Categorías
Micro

Margarita

Juan era el odio de las flores, pues siempre tomaba una y con cada uno de sus pétalos decía: “me quiere, no me quiere, me quiere…” causando que las flores quedarán calvas, por lo que hicieron un concilio y decidieron no volver a florecer. Pasó el tiempo y Juan se enamoro de una niña de su escuela, y muy emocionado fue al jardín, pero no encontró a quien “preguntar” sobre el amor, lo que le causó mucha pena y se puso a llorar, todos los días iba a ver si ya han florecido pero ninguna lo hacía. Las plantas estaban felices pues evitaron que las destruyeran, pero había una que no soportaba ver sufrir a otros y a pesar del rechazo de las demás decidió florecer, un día Juan se dio cuenta que una flor apareció y se dio cuenta que era la más hermosa que había visto en toda su vida, así que en lugar de quitarle los pétalos la sacó de la tierra y la puso en una maceta la cual fue a regalar a la niña que le gustaba, quien la acepto y la cuido con mucho esmero como si fuera el mejor regalo del mundo.

Deja un comentario